Archivo de la etiqueta: Blanco y Negro

Mr. Potato

Uno de los mejores regalos de mi vida.

Etiquetado , , , ,

La calma..

..y la paz en tu expresión en esos incontrolables ataques de sueño.

Etiquetado , , ,

Los Gandules

Si vas a un concierto de Los Gandules saldrás con los músculos faciales destrozados de tanto reir.
Son brutales.

Etiquetado , , , , , , ,

Buscar la luz

Cuando era pequeño, alguien (no recuerdo quien) me contó que los girasoles se movían durante el día siguiendo el recorrido del sol. Recuerdo que me impresionó mucho, como esas cosas que en su cotidianidad rompen tus esquemas y se salen de la norma para dejar en ti una huella imborrable. Con el tiempo, descubrí que todas las plantas necesitan del sol para sobrevivir, pero no dejó de impresionarme por ello la determinación que utiliza el girasol.

Busca la luz, sal de tu oscuridad.

Etiquetado , , , , ,

Sin título

Solo al final del corredor
miro las fotos que retrataron mi alma
se están borrando
y sobre un mar de confusión
salen a flote algunos errores y faltas
pequeñas faltas

La Calma, MClan

Etiquetado , , , , , , ,

Antonio (detalle)

Se esconde mucho detrás del humor absurdo.

Etiquetado , , , ,

Kiosko

Miles de láminas te llaman para que te las lleves a casa cuando paseas por la rivera del Sena.

Etiquetado , , , , ,

Hombre estatua feliz

Al pie del Sacre Coeur, hay dos estatuas humanas todas de blanco. Una de ellas, la que está a la izquierda irradia felicidad. De esas personas que llenan la parte del mundo que tocan con un poquito de alegría.

Etiquetado , , , , ,

Lichis (La cabra Mecánica)




Fotos tomadas en el último concierto de La Cabra Mecánica en solitario.
Que grande eres Lichis!

Etiquetado , , , , , , , , ,

Albert Pla



Sentaditos sin razón
en el portal cara al sol
nada somos na tenemos
na queremos ni hacemos.

Sólo el sol y el portal
sin más obligaciones
ni ambiciones
ni intereses
sin tener na que hacer.

Ni que ganar ni que perder
aquí estamos tan bien.

Etiquetado , , , , ,

Muchachito en acústico

Blanco sobre negro, pintando cuadros en acústico de versiones rumberas.

Fiesta rumbera.

Etiquetado , , , , , , , ,

Espaldas II

Fotografías furtivas II

Etiquetado , , , , ,

Espaldas

Fotografías furtivas

Etiquetado , , , , ,

Vertical Callao

En Callao solo tienes que sentarte a contemplar la gente que la habita para percibir más de mil historias que pasan en menos un minuto. Gente que espera o gente que corre. Pensamientos perdidos o simples recuerdos.

Etiquetado , , , , ,

Autorretrato parcial

Subí al árbol mas alto
que tiene la alameda
y vi miles de ojos
dentro de mis tinieblas.

Etiquetado , , , , , ,

Príncipe Pío

Las transeúntes se han organizado,
Tienen el deambular sincronizado,
Y van haciendo su coreografía,
Con las rodillas del color de la alegría.
Cada farola tiene ya su bailarina,
Y la banda viene entrando por la esquina.

Etiquetado , , ,

Centinela

“Esta canción se llama Pongamos que habla de Madrid, una canción de amor y de odio a una ciudad Invivible pero insustituible”
Extraido de la introducción que hace Sabina en la versión que viene en el disco “La Mandragora”

Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

A través del espejo

[…] Pero, precisamente en este momento, sin saber muy bien cómo, empezaron a correr desaladas. Alicia
nunca pudo explicarse, pensándolo luego, cómo fue que empezó aquella carrera; todo lo que recordaba
era que corrían cogidas de la mano y de que la Reina corría tan velozmente, que eso era lo único que
podía hacer Alicia para no separarse de ella; y aún así la Reina no hacía más que jalearla gritándole:
-¡Más rápido, más rápido!.
Y, aunque Alicia sentía que simplemente no podia correr más velozmente, le faltaba el aliento para decírselo.
Lo más curioso de todo es que los árboles y otros objetos que estaban alrededor de ellas nunca
variaban de lugar: por más rápido que corrieran nunca lograban pasar un solo objeto.
-¿Será que todas las cosas se mueven con nosotras? -se preguntó la desconcertada Alicia.
Y la Reina pareció leerle el pensamiento, pues le gritó:
-¡Más rápido! ¡No trates de hablar!
Y no es que Alicia estuviese como para intentarlo, sentía como si no fuera a poder hablar nunca más en
toda su vida, tan sin aliento se sentía. Y aún así la Reina continuaba jaleándola: -¡Más! ¡Más rápido!- y la
arrastraba en volandas.
-¿Estamos llegando ya?- se las arregló al fin Alicia para preguntar.
-¿Llegando ya?- repitió la Reina-. ¡Pero si ya lo hemos dejado atrás hace más de diez minutos! ¡Más rápido!-
y continuaron corriendo durante algún rato más, en silencio y a tal velocidad que el aire le silbaba a
Alicia en los oídos y parecía querer arrancarle todos los pelos de la cabeza, o así al menos le pareció a
Alicia.
-¡Ahora, ahora! -gritó la Reina-. ¡Más rápido, más rápido!
Y fueron tan rápido que al final parecía como si estuviesen deslizándose por los aires, sin apenas tocar
el suelo con los pies; hasta que de pronto, cuando Alicia ya creía que no iba a poder más, pararon y se
encontró sentada en el suelo, mareada y casi sin poder respirar.
[…]

A través del espejo, Lewis Carrol.

Etiquetado , , , , , , , , , , ,